La situación es la siguiente: por un error me hecho la partición Linux de mi Compaq Presario F565LA, y quedo con el grub dándome un error 22. Listo! cargamos un CD para bootear y… tate, el lector CD/DVD no funciona… entra el CD, pero no lo reconoce, y menos lo lee… Uhmmm… obligado a recargar Windows XP, y volver a hacer todo de nuevo… ó, ¿Se podrá bootear desde el puerto USB? Read the rest of this entry »

Estando metido en esto, es dificil dejar el vicio de Linux. Uno tras las otro los desafíos para tener una máquina corriendo de manera eficiente, y del tipo Hagalo Usted Mismo, aparecen en la medida que vamos generando necesidades adicionales. Logre instalar mi equipo, logré hacer correr la tarjeta wifi (bendita broadcom), y me disponía a ver mi sitio favorito de videos, cuando paf! No estaba instalado el flashplayer en el enchulado firefox que viene con Debian. Fácil… descargar desde el sitio… nop… malas noticias… en fin la misma historia de siempre. Para que otros no tengan que pasar las mismas penurias mias, o para uso personal en un par de años más cuando la demencia senil se haga cargo de mi masa encefálica, aca va el tips.

Primero agrega a tu lista de fuentes el siguiente repositorio:

echo "deb http://www.dipconsultants.com/debian etch main” >> /etc/apt/sources.list Read the rest of this entry »

La instalación de la tarjeta “guaifai” para mi Compaq Presario F565LA fue todo un dolor de cabeza. Que el kernel, que el bcm43xx, que el ndiswripper, hasta que me ví yendo a comprar unos litros de parafina para darle un corte a la situación. Pero un ataque de perseverancia, truncó lo que pudo haber sido el lapticidio nro 1 del año, y finalmente me llevó al sitio correcto. Si para alguien es de utilidad -considerando que este laptot te lo dan de regalo por la compra de un miti-miti, y que viene por defecto con Guindous Bosta, bien… si no, me servirá de referencia cuando el alzheimer se apodere de mi.

Identificación del dispositivo (la tarjeta)

Esta es una tarjeta 1390, aunque la tuya podría tener diferentes nombres.

lspci
0c:00.0 Network controller: Broadcom Corporation Dell Wireless 1390 WLAN Mini-PCI Card (rev 01)

Si aún no estas seguro, puedes visitar este sitio: Identificación de Hardware. Read the rest of this entry »

De cierta manera me provoca defender el mentado hospital. El hecho de haber pasado en ese lugar ya casi cuatro meses hace que necesariamente te involucres con sus funcionarios (desde médicos, técnicos paramédicos, hasta la gente de la limpieza -si digo aseo alguien nos sindicará como clasistas) y que finalmente los entiendas, sin justificarlos.

Entonces, como lo he venido presentando, me toco ver la génesis del famoso paro, la guagua del baño, y la guagua del taxi – si es verdad, ya casi vivo en ese hospital.

Respecto lo del paro, creo haber dicho que me empelotan los paros, pero esta gente no tiene la culpa de que por mi formación, me empelote tal o cual cosa. Cierto es que nuestra estadía en neonatología ha sido bien llevada, bien informada, y hasta el momento no ha hecho falta poner un reclamo -en una exagerada dirección de reclamos, porque la abnegada labor de sus funcionarios nos ha permitido mantener viva la esperanza de que nuestros hermosos gemelos prematuros (nacidos prematuros debido a la negligencia de un médico al que le pagamos un ojo de la cara, en una clínica cara), se mantenga intacta.

El nacimiento de un bebé Chileno, hijo de Peruanos, tan cubierto por los medios de comunicación por el carácter de reality que genera el tener el vídeo de una madre saliendo de un water público con una guagua recién parida, cordon-umbirical mediante, no hace más que demostrar la liviandad con que los “noteros” despachan sus flashes. Nada costaba revisar los registros de la urgencia de la maternidad para descartar la tan temida discriminación, y que podría haber dado cuenta que la madrecita había salido desde el interior de preparto, al baño sin avisar a nadie, y que los tres hijos anteriores, dados a luz en una pieza de su casa, le pasaría la cuenta a la hora de calcular con precisión el nacimiento de esta nueva criatura.

Me pregunto si lo anterior dará pie al taxista involucrado en el nacimiento de la segunda guagua mediática a cobrar una indemnización por lo manchado que pudo resultar el tapiz del asiento trasero de taxi, o bien cobrar un día pabellón en vez de lo que marcaba el taxímetro.

Lamentablemente la exposición mediática seguirá cobrando víctimas, las que en este caso, no pierden tiempo dando explicaciones ante una cámara de televisión, por que prefieren ocuparlo salvando abuelitos -que llegan en las últimas, bebes prematuros, o cuidando de dar un servicio de excelencia a quienes tienen que someterse diariamente a una diálisis.