Un hombre feliz, que ha plantado más de un árbol, tiene más de un hijo y está escribiendo algo más que un libro…

Si de formar una familia se trata, no me pregunten a mi… preguntenle a ellos, a mi familia. Ellos sabrán responder más sobre el asunto. Yo solo se que pertenezco, y que allí encuentro mis alegrías más profundas…

De mis otros intereses, podemos sentarnos y conversar un rato de música, de la época en la que el pelo me llegaba a la cintura, y tocábamos esa música infernal que todos odiaban, o de hoy cuando todo ese camino recorrido decanta en un abanico más amplio, sin dejar de ser refinado…

Podemos tomar una caminata por un bosque, sin perdernos, y conversar horas de lo maravilloso que es el paisaje de este país, hacer una fogata y calentar un café para sentarse a la orilla de algún lago a pescar el almuerzo de mañana…

O, podemos sentarnos frente a un computador a instalar sistemas operativos de código libre a diestra y siniestra y explorar eternamente el ingenio de una comunidad de libre pensadores coordinados para la acción…

Todo esto sin dejar de hacer funcionar el elemento más maravilloso del que la naturaleza pudo dar cuenta, porque puedo hacer todo eso, y no dejar de idear un nuevo proyecto, elucubrar planes que definan paso a paso como hacerlo, fijar metas y estrategias para lograrlas… mi cabeza no deja de hervir la materia gris que tiene dentro…

A todo esto, estoy en internet desde 1994, solo que no se lo conté a nadie, y desde 1998 llevo a cabo proyectos exitosos, solo que en variados ámbitos, e inventando empresas, o ayudando a levantar otras desde ese mismo año… pero siempre piola…

A %d blogueros les gusta esto: